Parece que hemos empezado febrero con buen pie! Y es que el selectivo español, tras varios intentos por sobrepasar el nivel psicológico de los 11.000 puntos en el mes de enero, lo consigue por un día cerrando tímidamente por encima. Sin embargo, los resultados empresariales de la banca española y la reunión del BCE renuevan los temores a un frenazo en la reactivación económica en los próximos meses.


Aún así, el sentimiento de mercado hacia Europa ha mejorado notablemente, reflejándose en una mayor calma en el mercado de deuda periférica. Parece que el fondo de rescate podría comprar deuda de los países con problemas, lo que aleja, por el momento, a los especuladores del mercado de deuda.

Además, tanto los buenos datos macro como los positivos resultados empresariales de ciertas compañías claves de EEUU reflejan que las medidas que se han ido adoptando podría haber empezado a dar sus frutos en cuanto a la reactivación del consumo se refiere, una de las claves para la recuperación económica de la zona.

En España, la mayor transparencia dentro del sector financiero y las medidas adoptadas empiezan a transmitir cierta confianza entre los inversores. Sin embargo, el fantasma de la inflación empieza a aparecer haciendo peligrar la recuperación si se produjera una subida de tipos.

¿Qué valores tendrían potencial de revalorización pese si este nuevo escenario se produjera?

Uno de los sectores beneficiados por el aumento del precio de las materias primas sería el acerero. Concretamente, ArcelorMittalpodría experimentar una positiva evolución en los próximos meses ante expectativas de un aumento en la demanda que, junto a la debilidad del dólar, repercutiría positivamente en su cotización. También destacar que las últimas inversiones realizadas por la compañía le garantizan el autoconsumo, lo que beneficiaría sus márgenes.

El sector energético también sería uno de los agraciados con este panorama de subida de precios de las materias primas. Dentro del Ibex, Gas Naturaltiene margen de subida, apoyada por las condiciones climatológicas adversas de este invierno. Otro factor a tener en cuenta sería el éxito de la última colocación de deuda de la gasística, lo que demuestra que a pesar de ser una empresa española los inversores conocen sus buenos fundamentales y apuestan por ello, sin olvidarnos también de la atractiva remuneración vía dividendo que ofrece.

Por último, y pese a que el sector financiero está empezando una nueva andadura apostando por una mayor transparencia y claridad, Mapfre podría ser una buena oportunidad también para el 2011, siendo una de las compañías más baratas por fundamentales, además de la estabilidad de su accionariado y su potencial en mercados exteriores, que podría potenciar su cotización.