El operador bursátil NYSE Euronext obtuvo un beneficio neto de 230 millones de dólares (148 millones de euros) en los tres primeros meses del año, multiplicando por más de tres el resultado del mismo periodo del año anterior gracias al incremento de los volúmenes negociados en EEUU y Europa. La facturación del mayor operador bursátil del mundo alcanzó los 1.293 millones de dólares (832 millones de euros), un 84,2% más, con un fuerte incremento de los ingresos obtenidos en el mercado londinense de derivados Liffe.