Grecia penaliza. Al menos así lo entiende la agencia de calificación crediticia Moody´s que- por la elevada exposición Credit Agricole y Société Générale al país heleno- ha decidido rebajar su calificación con perspectiva negativa.

Era la crónica de una noticia anunciada. Desde el pasado mes de junio, mes en que Moodys decidió mantener en vigilancia a las entidades francesas con la posible rebaja en su calificación, todas las miradas se han centrado en los tres grandes bancos franceses. Y hoy ha llegado la noticia: Moody´s ha rebajado la calificación a Credit Agricole y SG por su exposición a Grecia, al  tiempo que matienen su amenaza sobre el posible recorte a BNP Paribas. 

La agencia de calificación de riesgos ha bajado un peldaño, de 'Aa2' a 'Aa3', la calificación de la deuda a largo plazo de Crédit Agricole y Société Générale. Además, en ambos casos la perspectiva es "negativa".

Moody's ha tomado esta desisión por la elevada exposición de ambas entidades en Grecia. Nicolás López, director de análisis de MG Valores reconoce que lo que está detrás de las caídas que han presentado estos valores en las últimas semanas es "que Grecia diga un día que hay que reestructurar las deudas. Posiblemente, también tengamos que recapitalizar los bancos europeos con emisión de acciones, lo que diliye el valor de las actuales".

Por otro lado, la agencia ha mantenido su perspectiva "negativa" sobre el ráting de la otra gran entidad financiera gala, BNP Paribas, actualmente en 'Aa2'.

Moody's cree que el capital de BNP le proporciona un colchón adecuado para soportar su expsociión a Grecia, Portugal e Irlanda.

La deuda griega, penaliza

Los bancos franceses acumulan 445.057 millones de euros en activos y deuda de los países más castigados por la crisis, según los últimos datos del Banco Europeo de Pagos (BIS). Además de los 37.198 millones de euros de exposición en Grecia, hay que sumar otros 284.706 millones de euros en Italia, más 103.070 millones en España y 20.073 millones en Portugal.

Es por eso que, además de lo que suceda en Grecia, el devenir de Italia y España tiene gran peso en las entidades galas: tienen, junto con las italianas, la que tienen un mayor riesgo en deuda soberana del país transalpino.