El Gobierno británico confirmó hoy la existencia de un caso de fiebre aftosa detectado en el condado de Surrey, a las afueras de Londres, tras realizar las pruebas pertinentes, según las declaraciones de la veterinaria jefe británica, Debby Reynolds. en un comunicado oficial. Por otro lado, la cadena televisiva BBC News informó hoy sobre la existencia de otro nuevo brote en una granja escocesa, lo que aún no confirmado por las autoridades británicas. El caso fue encontrado en una granja a unas 30 millas (48 kilómetros) del brote que llevó al sacrificio masivo de reses durante el pasado mes de agosto, y según se ha confirmado, se procederá también al sacrificio de las reses localizadas en el nuevo punto. Los operarios han establecido una zona de control de 6 millas (10 kilómetros), controlando el movimiento de ganado alrededor de la zona afectada del condado de Surrey. Según publican los medios británicos, el primer ministro, Gordon Brown, ha convocado una reunión de emergencia para solucionar el asunto.