Menuda recta final de mes. La reestructuración del sector financiero ha marcado hasta la última jornada de noviembre con Bankia desplomada un 25,31%. Las ganancias del Banco Santander han ayudado al selectivo a no desplomarse por debajo de los 7.900 puntos, aunque dejan muy lejos las expectativas de un rally alcista. Las eléctricas sufren después del Consejo de Ministros y el Banco Popular cierra siendo el valor más castigado, por encima del 46%. Aún así, Europa cierra en verde y lo hace con Wall Street sumido en pérdidas irrisorias más pendiente de un acuerdo sobre el techo de deuda estadounidense. El euro se mantiene en el nivel del 1,298 en su cambio con el dólar. 
 
Noviembre cierra sumido en pérdidas dentro del parqué madrileño. El Ibex 35 arrastra las últimas noticias que afectan al sistema financiero español en una semana de actividad frenética con la adjudicación de Banco de Valencia a Caixabank, la aprobación del plan de despidos por parte de Bruselas para las entidades intervenidas y al borde de terminar el dibujo del nuevo sistema bancario nacional. 

Gráfico diario noviembre, IBEX 35


Rojo del que se escapaban hasta los últimos compases de la sesión las principales plazas europeas. Finalmente cierran sobre plano y tan sólo destaca ligeramente el Cac 40 parisino que pierde al cierre un 0,3%. 

Bankia es la protagonista de la jornada muy a su pesar. La anunciada ampliación de capital ha provocado un desplome del 25,31% en la entidad hasta los euros por acción. Dicha salida de nuevos títulos "podría realizarse hasta con un 50% sobre el valor actual", según el Servicio de Estudios de ASINVER. La otra cuestión sobre la mesa es el futuro de las participaciones preferentes sobre las que los tenedores se verán obligados a asumir pérdidas, tal y como anunciaba Bruselas el pasado miércoles, e incluso los inversores podrían verse obligados al canje por unas acciones que podrían rozar la "dilución", según los expertos

Muy de lejos, Gamesa y Acerinox siguen a Bankia con pérdidas del 4,9% y 4,84%, respectivamente. 

El Banco Popular, a pesar de ser el valor que más sufre al cierre mensual, no así lo hace esta semana pues se cuelga la medalla de la mayor revalorización, hasta un 16% arriba, gracias a las compras de última hora en su ampliación de capital, cubierta en su totalidad hasta los 2.500 millones de euros. Hoy, sin embargo, cierra con una caída del 2,28% hasta los 6,42 euros. 

Dentro del sector financiero, el único de los grandes que salva los muebles es el Banco Santander. En su mano ha estado el freno a la baja del selectivo que finalmente cierra con una caída del 0,49% hasta los 7.934 puntos. La entidad presidida por Emilio Botín finalmente sube un ligero 0,34%, en 5,91 euros. 

BBVA, sin embargo, se ha dejado llevar por la espiral a la baja y se deja un 0,37% en los 6,52 euros/título. Mientras que, de entre los blue chips, Telefónica pierde un 0,30% e Inditex, otro 0,24%, aún en los 105,40 euros después de marcar este jueves su máximo histórico. 

Especialmente damnificadas han sido hoy también las eléctricas después de que el Gobierno haya anunciado en Consejo de Ministros una subida de las tasas del 7%. Así Repsol cierra con un castigo del 1,63% hasta los 16,3 euros. No es desde luego el único puesto que Endesa pierde otro 1,61%, Iberdrola un 0,78% y Gas Natural se deja un 0,95%, por cierto, compañía la gasista que ha sido este viernes noticia después de que un "ficticio" representante de la misma haya firmado un acuerdo con el mismísimo gobierno ucraniano. Todo ha resultado ser una farsa. 

Técnicas Reunidas vira de encabezar las pérdidas este mismo jueves a hacerlo del lado de las ganancias. Hoy cierra al alza un 2,48% por aquello de la teoría de la compensación. Seguido en la tabla del selectivo aparece Acciona, con ganancias del 2,15%, y Enagas que suma otro 1,84%. 


Mercado de deuda

La prima de riesgo culmina su tercera jornada por debajo de los 400 puntos básicos. Parece ser la única a la que le ha sentado bien el último plan de Bruselas para la banca nacional y se coloca en los 393 puntos básicos. El bono español a diez años cierra moderando también su rentabilidad hasta el 5,32%.