El grupo finlandés Nokia, número uno mundial de los teléfonos móviles, acelera su implantación en los servicios y anuncia la salida de un teléfono con pantalla táctil, en respuesta a la próxima llegada a Europa del iPhone de Apple. Los simples 'teléfonos móviles ya no bastan', declaró en una conferencia de prensa en Londres el presidente de Nokia, Olli-Pekka Kallasvuo, para explicar el cambio en la estrategia de la empresa, que de fabricante de teléfonos extenderá sus actividades al suministro de servicios, un sector que reporta fuertes ganancias. Al ser interrogado por la AFP, Oistamo Kai, director de la división teléfonos móviles de Nokia, no precisó las cifras de objetivos, y se limitó a declarar que el grupo piensa lograr ingresos 'significativos'.