El grupo finlandés, Nokia,  el mayor fabricante de teléfonos móviles del mundo, planea eliminar unos 170 empleos en todo el mundo en el marco de un programa ya anunciado para aumentar la eficiencia de costes y adaptarse a la situación del mercado.  Los recortes de plantilla previstos afectan a empleados de las áreas de logística, gestión de la producción y soporte de la producción.  Nokia iniciará las conversaciones con los representantes de los trabajadores donde los haya.  Además, Nokia anunció un paquete de bajas voluntarias para 320 empleados en su fábrica finlandesa de Salo.