Se espera que los resultados del primer trimestre registren una buena evolución operativa para la REE

La buena evolución en los resultados de la Red Eléctrica de España, se notará en un crecimiento del 0,4% del EBITDA con respecto al primer trimestre del 2017, con el margen elevándose ligeramente pero todavía por encima del objetivo marcado para 2019.

El pasado año ya se registraron extraordinarios positivos, aunque tuvieron un impacto limitado. No se esperan variaciones significativas en la deuda neta y un aumento de las inversiones ya que en 2017 se llevó a cabo la compra de Redesur por unos 25 millones de euros.

Se ha incrementado la deuda neta, pero las buenas condiciones del mercado han reducido su coste, por lo que se estima que provoquen un descenso del resultado financiero similar al resto del ejercicio.

Aunque hay un ligero incremento de las amortizaciones, se espera que se compense con el menor resultado financiero, elevando un 3%el beneficio neto del periodo.