Si usted llega a conocer que una posición de Warren Buffett está en mínimos de 52-semanas y que la misma, llegó a "deslumbrar" al propio Bill Gates, estará bastante interesado en saber de qué acción se trata y en incorporar esta acción en su cartera.

Puede ser que incluso se de más prisa en hacerlo cuando conozca el rumor que apunta a que el propio Buffet está pensando en incrementar su posición en dicha compañía. Con el añadido de que se trata de una empresa con un gran crecimiento en China, y que podría tratarse de una acción que mantendría y de la que se beneficiaría durante la próxima década o incluso más.

¿Existe realmente esa acción? Sí, se trata de fabricante chino de coches BYD, pero los alcistas en BYD están mal asesorados. Aquellos inversores que busquen acciones infravaloradas o con exposición al mercado chino deberían de buscar en otro lugar.

El caso de BYD


Antes de nada, es importante tener en cuenta que Buffett ya ha hecho mucho dinero con esta inversión. El 10% de la compañía, que adquirió en 2008 por 230 millones de dólares, tras quedar impresionado con la dirección ejecutiva de la compañía y su propósito de convertirse en el vendedor mundial número uno de coches eléctricos, está valorado en estos momentos en casi 1,200 millones de dólares.

Se trata de un gran beneficio se mire por donde se mire, y ha sido merced al rápido crecimiento de BYD durante los últimos años -tanto las ventas como el beneficio operativo se incrementaron en más del 40%- así como el beneficio que ha generado el gran interés mostrado por Buffett. Con un país como China, que actualmente representa el mayor mercado automovilístico a nivel mundial, así como las perspectivas de crecimiento del sector, que se sitúan en un 30% durante este año y el siguiente, las perspectivas optimistas que manejan desde BYD parecen razonables.

En cualquier caso, BYD, tiene algunos "lunares" que ellos mismos están tratando de clarificar a los inversores.

En contra de BYD

En primer lugar, la compañía anunció a principios de octubre que el gobierno chino había embargado siete de sus factorías porque habían sido construidas de manera ilegal. Este hecho, no sólo limita la capacidad de crecimiento de BYD en el corto y medio plazo, además muestra que la compañía no va a recibir por parte del gobierno el apoyo que se podría esperar de una empresa de ese alto perfil.

En segundo lugar, la empresa anunció recientemente unos ingresos muy decepcionantes, con una caída de los beneficios anuales del 99% durante el último trimestre. La razón dada fue la caída de las ventas en China y el retraso en los envíos de coches eléctricos a EEUU. Este último motivo es en particular, muy preocupante, porque a pesar de que la compañía necesita que China sea el motor de su crecimiento en el corto plazo, el uso generalizado de los coches eléctricos aún es algo que se presume lejano. Además BYD no es una empresa especial en China, con su oferta básica compitiendo en precio con una manada de competidores nacionales y extranjeros como Dongfeng, Geely, GM (NYSE: GM) y Ford (NYSE: F) entre otros. Lo más preocupante para los accionistas de BYD es que los envíos de sus rivales GM y Dongfeng han crecido tanto como han caído los de BYD.

En tercer lugar, no parece que los motivos que hicieron caer la demanda de los coches de BYD durante el tercer trimestre hayan desaparecido. El gobierno chino ha decidido recientemente eliminar los beneficios fiscales por las compras de coches de pequeño tamaño, y debido a los problemas de tráfico que existe actualmente en muchas ciudades chinas, se han propuesto limitar la compra de nuevos coches durante este año. Esto supone una mala noticia para BYD. Con un incremento cada vez mayor de la competencia y una caída de la demanda, debería de tener problemas para alcanzar las expectativas de crecimiento previstas para 2011, que por otra parte, ya han sido recogidas por su cotización.

Más expectativas

¿Cuáles son esas expectativas? A primera vista, la valoración de BYD es de 1.8 veces sus ventas y 14.1 veces su EBITDA, lo que no parece tan aterrador dentro de un contexto como el mercado chino. Las recientes ofertas públicas chinas (IPOs) como Youku.com (NYSE: YOKU) y Dangdang (NYSE: DANG) están cotizando en múltiplos elevados a pesar de la caída del negocio.

Pero si situamos a BYD dentro del contexto del sector de la automoción -en China o en cualquier otro lugar- parece una compañía mucho menos atractiva.

Pinche aquí para leer el artículo completo