El presidente de Mutua Madrileña, Ignacio Garralda, afirmó hoy que no aumentará la participación del 2% que la compañía posee tanco en Sacyr Vallehermoso como en Repsol YPF, al tiempo que reclamó un puesto en el consejo de administración de la petrolera, algo que considera "natural". Garralda realizó estas declaraciones durante su discurso ante la junta general de accionistas, en el que indicó que el presidente de Repsol, Antonio Brufau, ofreció a la aseguradora un sillón en el consejo el pasado mes de febrero, pero le pidió ser él quien "administrara los tiempos", algo que considera "razonable.
En este sentido, señaló que "la racionalidad dice que es natural" que Repsol permita a Mutua entrar en el máximo órgano ejecutivo, ya que la compañía tiene invertidos en la petrolera 670 millones de euros, y quiere saber "cómo se desarrolla el negocio". El presidente de Mutua indicó que la aseguradora continuará realizando inversiones, y dijo que es "importante" que las inversiones estratégicas en determinadas compañías "vengan acompañadas de un puesto en sus respectivos consejos de administración. Asimismo, destacó que las operaciones serán aprobadas y controladas por la Comisión Delegada de Inversiones, que nació en febrero con el objetivo de "dotar a la compañía de una estructura organizativa en la que la gestión del patrimonio se realice con "rigor, profesionalidad y solvencia". El ejecutivo añadió que las inversiones se realizarán en compañías "de primer nivel", con vocación de permanencia y con la condición de ofrecer un control directo de su inversión a través de la presencia en sus consejos de administración. En este sentido, indicó que el nivel de información, la capacidad de análisis de la información y el conocimiento de la gerencia de las empresas "son muy superiores estando dentro que fuera", y subrayó que en un país con "tan pocos inversores institucionales" es importante que haya "inversores serios y estables que hagan valer sus voz en lo consejos" para propiciar una "un mejor alineamiento de la gerencia con los intereses de los accionistas". Tras indicar que el año 2007 "no fue un año fácil" en lo que respecta a inversiones, Garralda aseguró que la política de la compañía en la materia es "prudente y exitosa" y dijo que la inversión en renta variable de la compañía, que se ha reducido hasta el 17% desde el 30% que representaba al cierre de 2007, es "acorde con los estándares internacionales de inversión de las empresas de seguros". Además, indicó que la inversión en renta fija negociable da una posición de gran liquidez "envidiada por cualquier empresa". HARÁ ADQUISICIONES EN EL SECTOR Las inversiones en inmuebles, por su parte, tienen un valor de tasación de 1.882 millones de euros, cantidad a la que habría que añadir otros 428 millones si se valora la Torre de Cristal al mismo precio al que Repsol vendió su torre a Caja Madrid. En este sentido, Garralda dijo que "la calidad del activo es indudable y el endeudamiento es cero", y destacó que en 2007 Mutua logró obtener el mayor porcentaje de beneficios sobre la cifra de ingresos de todo el sector asegurador español. Garralda dijo que esta situación económica de la compañía permite "hacer adquisiciones" en el sector asegurador", e indicó que Mutua Madrileña cuenta con "dinero suficiente para ello". A su juicio, es una "obligación" de la compañía acometer adquisiciones, ya que es la mejor forma de "agilizar" los buenos servicios al mutualista.