Mutua Madrileña anunció hoy que bajará las primas a los mutualistas que aporten "un mayor margen técnico" a la sociedad, y aseguró que continuará realizando inversiones estratégicas en empresas "de primer nivel", con la condición de tener un puesto en los Consejos de Administración. Durante su primera intervención como presidente de la Mutua en la junta general, Ignacio Garralda subrayó que para la entidad es "importante" que sus inversiones estratégicas vengan acompañadas de un puesto en los consejos. Así, aseguró que las inversiones, que "continuarán", se harán con vocación de permanencia y con la condición de poder ejercer "un control directo" estando presentes en los consejos de las compañías participadas.
Garralda explicó que "desde dentro" de una compañía, la información, la capacidad de análisis y el conocimiento de la gerencia de la empresa son mayores. Con esta declaración, Mutua insiste en su deseo de entrar en el Consejo de Administración de Repsol YPF, al que estuvo a punto de acceder a finales del año pasado. La petrolera hispano-argentina, en la que la aseguradora tiene una participación cercana al 2%, pospuso el pasado diciembre el nombramiento del entonces presidente de Mutua Madrileña, José María Ramírez-Pomatta, pero aseguró que tenía previsto su incorporación al máximo órgano de la empresa en el futuro, situación que, con el cambio en la presidencia de la aseguradora, todavía no se ha producido. Respecto a la nueva política tarifaria de reducción de primas, que Mutua llevará a cabo desde el próximo 1 de julio, Garralda señaló que no refleja una estrategia "de bajo coste", sino que tiene por objetivo "alinear el precio pagado por el mutualista a los riesgos realmente cubiertos" y además no se limitará a la cartera sino que también actuará en la nueva producción. En cuanto al propio negocio asegurador, el presidente de Mutua apostó por aquellas ciudades que tengan la "suficiente masa crítica" para desarrollar el negocio de autos, mientras que en el ramo de salud, aseguró que están estudiando las ventajas e inconvenientes para decidir cuál es el modelo de negocio que quieren tener. Garralda dijo que en unos años la compañía pasará a ser "multicanal" ya que, en su opinión, los agentes mediadores o acuerdos en bancaseguro pueden ofrecer oportunidades de negocio alternativas a las obtenidas por el tradicional canal directo. Además, Mutua quiere ser un referente de gobierno corporativo y por ello eliminará los beneficios de previsión social y hará públicas las remuneraciones individuales de los consejeros, incluyendo al presidente, explicó. El presidente de Mutua insistió en que los resultados de 2007 fueron "buenos" a pesar de "una difícil coyuntura económica". Mutua obtuvo en 2007 un beneficio neto de 426 millones de euros, un 26,8% menos que un año antes por la ausencia de los ingresos extraordinarios de 2006 y el descenso del negocio asegurador puro en no vida. A pesar del descenso del beneficio neto, Mutua Madrileña cerró 2007 con los mayores ingresos por primas de su historia, que ascendieron a 1.171,5 millones de euros, un 1,3% más que un año antes. Garralda destacó también que si Mutua existe hoy es porque no ha seguido un enfoque individualista en el que primase la suma de los intereses particulares del asociado. En este sentido incidió en la "expansión y crecimiento" de la compañía durante su historia y valoró la importancia para el sector de desarrollar economías de escala, atraer el talento y diversificar los riesgos.