La agencia de calificación Moody's ha sacado por segunda vez su guadaña para rebajar la nota de nueve de los principales bancos lusos

Moody's ha decidido recortar la nota de solvencia de nueve entidades financieras lusas debido a su posesión de deuda soberana portuguesa, a las expectativas de débil crecimiento de la economía y a la "presión" a la que se ven sometidos para conseguir liquidez.

Moody's informó hoy en un comunicado de que con estas medidas concluye con la revisión de sus calificaciones a las entidades financieras lusas iniciada el pasado 15 de julio, cuando cortó la nota de la República de Portugal de "Baa1" a "Ba2", un nivel considerado ya como "bono basura".

Los principales bancos del país cuentan ahora con un "rating" equivalente a "bono basura", a excepción del Banco Santander Totta. En concreto, la entidad ha rebajado en un escalón la calificación de Caixa Geral de Depositos (de 'Ba1' a 'Ba2'), Banco Espirito Santo (de 'Ba1' a 'Ba2'), Banco Santander Totta (de 'Baa1' a 'Baa2'), Caixa Economica Montepio Geral (de 'Ba2' a 'Ba3') y Banif SA (de 'Ba2' a 'Ba3'). Al mismo tiempo, ha recortado en dos escalones la de Banco Comercial Portugues (de 'Ba1' a 'Ba3'), Banco BPI (de 'Baa3' a 'Ba2'), Banco Portugues de Negocios (de 'B1' a 'B3') y Espirito Santo Financial Group de 'Ba2' a 'B1'. La agencia, que ha asignado una perspectiva 'negativa' a todas las calificaciones a excepción de la Banco Portugues de Negocios (BPN).

Además, Moody´s ha rebajado la calificación de doce bancos británicos por el menor apoyo público que recibirían en caso de problemas.