Moody"s rebajó la nota de Italia a "A2" desde "Aa2"  y mantuvo un panorama negativo sobre la calificación, una señal de que mayores recortes pueden ser posibles dentro de los próximos años.


Standard & Poor"s ya redujo la nota de Italia a "A/A-1" desde "A+/A-1+" el 19 de septiembre y subrayó la creciente incertidumbre inversora sobre la tercera mayor economía de la zona euro, que se encuentra ahora firmemente en el centro de la crisis de deuda.

"El panorama negativo refleja los riesgos económicos y financieros en curso en Italia y el área euro", aseguró Moody"s en un comunicado.

"El ambiente de incertidumbre del mercado y el riesgo de un mayor deterioro en el sentimiento inversor podría restringir el acceso del país a los mercados de deuda pública", justificó.

Moody"s deja una puerta abierta a "transitar la deuda italiana a niveles a niveles de calificación sustancialmente menores" si hubiera incertidumbre de largo plazo sobre la disponibilidad de fuentes externas de apoyo de liquidez.

En las últimas colocaciones de deuda Italia se ha visto obligada a aumentar la rentabilidad ofrecida a máximos históricos.