La agencia de calificación Moody´s ha recortado el rating en uno o dos escalones a unos 30 bancos españoles como consecuencia de la rebaja de la deuda española.
 
La combinación de mayores presiones financieras sobre la deuda española, la debilidad de algunos bancos, la disminución de la importancia sistémica de muchos bancos pequeños y regionales en la consolidación del sector y las perspectivas de menor apoyo de las entidades españolas en Europa son las razones que explican esta decisión.

Moody´s mantiene no obstante la calificación de Banco Santander, BBVA y La Caixa en AA2, aunque con perspectiva negativa.

Además, la exposición de los bancos españoles a Portugal alcanzó, a finales del tercer trimestre de 2010, los 108.600 millones de dólares (76.900 millones de euros), lo que supone un 33,7% de la exposición de toda la banca mundial, que era de 321.800 millones de dólares (227.900 millones de euros), según los últimos datos del Banco Internacional de Pagos (BIS)