La mexicana Cemex, la tercera mayor cementera del mundo, perdió el viernes la venta de sus activos en Austria y Hungría luego de que el grupo constructor austríaco Strabag SE retirara su oferta de 310 millones de euros (435 millones de dólares) por problemas regulatorios. Strabag  dijo que abandonó el acuerdo que había alcanzado con Cemex porque, pese a que había logrado obtener la aprobación antimonopolios en Hungría, en Austria ese proceso se demoró más allá del plazo límite del 30 de junio que se había fijado en el pacto. "Desafortunadamente, no pudimos concluir los procedimientos antimonopolio en 11 meses de negociaciones", dijo el presidente ejecutivo de Strabag, Hans Peter Haselsteiner, en un comunicado.