Metrovacesa podría afrontar unas minusvalías latentes de hasta 300 millones de libras o más relacionadas con su mayor activo, la torre HSBC en Londres, que compró hace un año. HSBC, por el contrario, estaría bastante cómoda ya que es a la vez inquilino y acreedor de Metrovacesa, al haberle prestado 810 millones de libras para que el grupo español comprara el edificio, una deuda que debe ser refinanciada antes del 27 de noviembre. En un acuerdo que simbolizó los últimos vestigios de la época de fortaleza del mercado inmobiliario británico, Metrovacesa superó una intensa competencia en abril de 2007 para hacerse con la sede global de HSBC por 1.090 millones de libras.