Los máximos dirigentes de Alemania, Francia y el Reino Unido han suscrito hoy una declaración común en la que sugieren que los líderes de la UE adopten, en 2008, decisiones sobre una gestión coordinada de crisis financieras como la desencadenada este verano por el colapso de las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos. La canciller alemana, Angela Merkel, el presidente francés, Nicolás Sarkozy, y el primer ministro británico, Gordon Brown, plantean que la UE decida, en su próxima cumbre de primavera, "cómo responder a la necesidad de una mayor transparencia de los mercados financieros y de una mejor gestión de los riesgos".
Los tres mandatarios consideran que las "soluciones de mercado son un elemento clave para lograr mayor transparencia y mercados más elásticos". Las decisiones que tomen los gobernantes europeos deberán basarse en un informe específico del Consejo Ecofín (ministros de Economía y Finanzas), que ya ha comenzado a examinar si son necesarios cambios en la reglamentación comunitaria. La declaración propone que se estudie, entre otros asuntos, cómo lograr una buena difusión de la información sobre las operaciones de titulización y otros productos financieros estructurados; que se analice la valoración de instrumentos financieros complejos, así como los posibles puntos débiles en la gestión de riegos de los vehículos de titulización. Igualmente, sugiere que se estudie la transparencia sobre los compromisos fuera de balance contraídos por los bancos, la cooperación transfronteriza, y el papel de las agencias de calificación de riesgos en los mercados financieros. Las turbulencias recientes "han puesto de manifiesto que la confianza en y entre las instituciones financieras era vital para el buen funcionamiento de los mercados financieros", afirma la declaración tripartita. "Como plaza financiera global, la Unión Europea debería desempeñar un papel importante en el desarrollo de una respuesta global a estos acontecimientos", añade. Merkel, Sarkozy y Brown están de acuerdo en que "la responsabilidad primera para la gestión de los riesgos corresponde y debe seguir correspondiendo a las instituciones financieras y a los inversores". Ello dentro de "marcos reglamentarios nacionales fuertes". Añaden que "las autoridades competentes en los diferentes países deben cooperar eficazmente a través de las fronteras para intercambiar informaciones, gestionar las crisis y evitar el contagio". En rueda de prensa celebrada tras la cumbre europea de Lisboa, Gordon Brown aseguró que es necesario garantizar la estabilidad financiera alcanzada en los últimos años y que para ello se debe realizar una "vigilancia adecuada" sobre lo que sucede en los mercados financieros. Brown, que tuvo que hacer frente en septiembre a la inédita crisis de liquidez de un banco en el Reino Unido (el Northern Rock), explicó que ha propuesto a los líderes europeos el establecimiento de una "alerta precoz" de la economía mundial. "Tenemos que ser capaces de anticipar los acontecimientos, como el susto financiero de las últimas semanas", indicó Brown, quien pidió "transparencia" y un mayor conocimiento sobre las inversiones. Por su parte, el presidente francés declaró a los medios que la redacción de la declaración tripartita había requerido toda su atención. "Hemos trabajado esta noche y esta mañana en la declaración", dijo Nicolás Sarkozy. "Angela Merkel y yo compartimos el mismo compromiso sobre la necesidad de la transparencia y la regulación", explicó. "Lo importante es que el primer ministro inglés se una a nuestra iniciativa pidiendo más transparencia y regulación sobre los mercados financieros". Sarkozy confirmó que verá Gordon Brown mañana, porque lo recibirá en el Elíseo antes del partido de rugby, final de la Copa del Mundo, y tratará de impulsar con él la "colaboración entre Francia y Gran Bretaña".