La canciller alemana, Angela Merkel, hablará el próximo martes ante representantes de la plantilla de Opel, en su sede central de Rüsselheim, pendiente del anuncio del presidente estadounidense, Barack Obama, sobre el plan de rescate para el grupo automovilístico General Motors. La visita de Merkel a Rüsselheim, central de la filial alemana y europea de GM, estaba programada "desde el año pasado", indicó el portavoz del gobierno alemán, Ulrich Wilhelm, así como también que la canciller hablara con su dirección y ante el comité de empresa. La crisis del grupo y la decisión "en los próximos días" -en palabras de Wilhelm- de Obama respecto a un plan de rescate para ese consorcio darán a la cita una relevancia especial para el futuro de la filial alemana