La canciller alemana, Angela Merkel, ha admitido hoy ante su grupo parlamentario de la Unión que puede darse una quita o condonación de la deuda griega mayor de la prevista inicialmente.

Fuentes de la Unión (cristianodemócratas y socialcristianos bávaros CDU/CSU) destacaron que Merkel comentó hoy a los diputados que una condonación del 21 % de la deuda griega resulta insuficiente para afrontar la crisis presupuestaria de Grecia.

Los Estados miembros sopesan incluso pedir a la banca que asuma pérdidas de hasta el 50%.

Durante la reunión del grupo parlamentario de la Unión, la jefa del Gobierno alemán defendió además el aplazamiento de las decisiones sobre el Fondo Europeo de Estabilización Financiera (FEEF) hasta el 26 de octubre.

El titular alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, aseguró que Alemania no aceptará la exigencia de Francia de crear una licencia bancaria para el FEEF, que tendría así las atribuciones de una institución financiera.