Merck ha mejorado su beneficio un 12% durante el segundo trimestre hasta los 1.680 millones de dólares ó 77 centavos por acción frente a los 69 centavos de igual periodo de un año antes, gracias al notable incremento de la demanda de sus nuevos fármácos contra el colesterol, que lograron compensar la caída de otros productos por genéricos.