El grupo audiovisual Mediaset ganó en el primer trimestre del año 53,2 millones de euros, lo que supone un descenso del 12% desde los 60,6 millones de euros que ganó en el mismo trimestre del año anterior, por los menores ingresos publicitarios y el impacto negativo de la Semana Santa que cayó en marzo. 

Mediaset España, participada por el grupo italiano Mediaset que controla Silvio Berlusconi, ya advirtió a finales de marzo que el negocio publicitario en televisión bajó en el primer trimestre por el efecto de la Semana Santa. 

El resultado fue mejor de lo previsto por los analistas consultados por Reuters, que esperaban de media un recorte del beneficio del 16,7%.

Los ingresos de Mediaset llegaron a los 229,6 millones de euros, que supone una caída del 4,5% desde los 240,4 millones del mismo trimestre de 2017. El resultado bruto de explotación (ebitda) descendió un 17,2% hasta los 67,2 millones.

Los costes operativos del grupo que dirige Paolo Vasile aumentaron en el primer trimestre un 2% hasta los 162,4 millones de euros desde los 159,2 del mismo período del año precedente. 

La audiencia de Mediaset en el primer trimestre fue del 27,9%, superando así a sus competidores como Atresmedia que se sitúo en el 26,8%, RTVE en el 17,1% y las televisiones autonómicas (Forta) llegaron al 8,2%. 

Las acciones del grupo que controla Telecinco y Cuatro, entre otras televisiones, suben en el Ibex un 0,8% hasta los 8,46 euros por acción.