Con esta medida se pretende que los agentes que velan por la seguridad aérea puedan “centrarse mejor” en el control de los pasajeros.


Según ha comunicado la Dirección de Seguridad del Transporte (TSA, por sus siglas en inglés) a través de su director John Pistole, los pilotos estadounidenses no se verán obligados a pasar por los chequeos físicos en los controles de seguridad de los aeropuertos norteamericanos.

A partir del próximo año, los pilotos se podrán mover dentro de la terminal de forma libre. Bastará con que lleven consigo su documento identificativo. “Se trata de aplicar el sentido común. ¿Por qué no confiar en esos pilotos que son además los máximos responsables de la aeronave?" añadió Pistole. Además de esto se conseguirán reducir las colas de espera, algo que preocupa mucho a todos los norteamericanos sobre todo en estos días previos a la festividad del día de acción de gracias, donde se espera un gran número de desplazamientos.





Síganos en twitter:

twitter.com/migfreijo
twitter.com/estrategiasTv