El co-consejero delegado de Magna International Inc. (MGA), Siegfried Wolf, dijo el lunes que el fabricante canadiense sigue con su plan de recortar 10.500 puestos de trabajo en las operaciones de General Motors en Europa tras la toma de control de Opel y Vauxhall y espera que las operaciones vuelvan a ser rentables en 2015. "Nuestros planes no han cambiado desde el pasado 31 de marzo", dijo Wolf a los periodistas en una rueda de prensa en Fráncfort. Negó las informaciones que afirmaban que Magna estaría pensando invertir 600 millones de euros en Rusia del dinero de los contribuyentes alemanes.