El consejero delegado del consorcio austríaco-canadiense Magna, Siegfried Wolf, afirmó hoy ante la plantilla de Opel en Rüsselsheim que espera poder firmar el acuerdo de adquisición de Opel en cuatro o cinco semanas. "Hay algunos puntos aún por aclarar", dijo Wolf ante los 10.000 trabajadores que hoy se congregaron en asamblea extraordinaria para escuchar de primera mano los planes de futuro de Magna. El ejecutivo sostuvo que las conversaciones transcurren por el buen camino y que la transacción prevista concluirá en septiembre. La precisión de Wolf tuvo un efecto de bálsamo en los trabajadores después de que Magna informara, a través de un comunicado el martes, que "los acuerdos de principio alcanzados deberán traducirse en realidad" y que "no puedo garantizar que la transacción, al final, se concretará". Magna entrará en Opel con el apoyo del banco ruso Sberbank y el fabricante ruso GAZ, según acordaron las partes interesadas en este proceso y en consultas con gobierno alemán.