Lufthansa, ante un nuevo aumento del precio del petróleo, aplicará a partir del próximo 2 de julio una nueva política de recargo por combustible, cuyas tarifas variarán al alza o a la baja en función del destino, informó hoy la aerolínea alemana en un comunicado. Concretamente, la compañía aérea aumentará en tres euros el recargo que aplica en los vuelos domésticos, que alcanzará los 24 euros por tramo.