Tras caer durante dos sesiones consecutivas, los títulos del Tesoro de Estados Unidos se cotizaban al alza el viernes por la mañana, a medida que surgían búsquedas de gangas.