El mercado del petróleo se ha convertido en uno de los más volátiles en los últimos tiempos, y con el fin de atajar estos movimientos especulativos, los supervisores de Estados Unidos estudian restringir las compraventas realizadas por los operadores del mercado y por los gestores de fondos cotizados indexados al a evolución del precio del crudo.