La cervecera belgo-brasileña InBev, número uno mundial en términos de volumen, no obtuvo los resultados esperados en el tercer trimestre de 2007, afectada por la apreciación de las materas primas. Entre julio y septiembre, el beneficio neto del grupo aumentó un 8,4% con respecto a igual periodo de 2006, estableciéndose en 519 millones de euros (unos 760 millones de dólares). Esta cifra es sensiblemente inferior a los 561 millones de euros a los que apostaban los analistas.