El Índice de Precios de Consumo de Estados Unidos creció una décima en marzo con respecto a febrero, después de haberse mantenido estable en el mes anterior, mientras que en los últimos 12 meses los precios aumentaron un 2,3%, según informó hoy el Departamento de Trabajo. El incremento de la inflación en marzo se debe principalmente al aumento de los precios de frutas y verduras, que crecieron un 4,6% en marzo con respecto a febrero, con lo que representan el 60% de la subida del índice general.