Durante el mes de julio los pedidos a fábrica en Estados Unidos repuntaron un 0,4%, mejorando las expectativas de los analistas que esperaban un descenso del 1%. En mayo la caída fue del 1,1%.  Según las cifras divulgadas por el Departamento de Comercio, en junio los pedidos de bienes duraderos descendieron un 2,2%, una caída inferior a la del 2,5% que esperaban los expertos. En cuanto a los pedidos de bienes no duraderos, en ese mismo periodo se registró un incremento del 2,7%.