Los países emergentes atraerán 800.000 millones de dólares en capital privado en 2009, por debajo de la cifra récord de un billón de dólares del 2007 pero que aún supone la segunda cantidad más alta de la historia, según el Banco Mundial. El grueso de esos flujos se dirige sólo a unas pocas economías de gran tamaño, entre las que se encuentran Brasil, Rusia, la India y China, según el informe "Flujos mundiales de financiación para el desarrollo" divulgado hoy. Por lo demás, el BM prevé una disminución del crecimiento del PIB mundial, que pasará del 3,7% en 2007 al 2,7 en 2008. Esas mismas previsiones apuntan que el crecimiento de los países en desarrollo disminuirá del 7,8% en 2007 al 6,5% en 2008.