Esta semana he venido a hablar de mi libro. Don Eulogio pretendía que lo reseñara otro, pero ¿qué mejor publicidad para mi esfuerzo creativo que el autobombo y la más desvergonzada falta de modestia y humildad? Este es, sin lugar a dudas, el mejor libro de divulgación de lo que es un derivado financiero que se haya escrito jamás.
Los derivados financieros han sido acusados de complejidad y por lo mismo de estar entre las causas de la crisis financiera. Sin embargo, más bien habría que hablar de desconocimiento sobre lo que son, muy probablemente porque los textos escritos hasta la fecha sólo se han centrado en una aproximación matemática a los mismos en lugar de explicar la lógica de su aparición y de su funcionamiento. Los derivados no son sino una herramienta para la gestión de los riesgos económicos que asumen las empresas y los particulares.

Como todas las herramientas creadas por el hombre nada hay de malo en ellas, salvo el uso que se les de a las mismas. Ya saben que un hacha es utilísima para procurarse leña y un arma homicida. El uso de estos instrumentos no siempre ha sido el adecuado y no siempre se han comercializado adecuadamente. En ocasiones parece que hemos entregado una caja de cerillas a un niño y, en otras, gente prudente y conocedora de lo que se ha traía entre manos ha cometido un descuido, igual que un ama de casa en una cocina.

El texto es una introducción a la lógica que explica la aparición, la utilidad y el mantenimiento de los denominados instrumentos financieros derivados en los mercados. No es un texto al uso sobre la materia porque emplea muy poco las matemáticas y el aparato gráfico. El libro es de interés para cualquiera que quiera llegar a entender el funcionamiento de estos contratos a través de un desarrollo verbal y lógico, pero también puede ser útil como material de autoestudio para alumnos de finanzas, que es para lo que fue concebido cuando el libro no era sino unos modestos apuntes de clase. Comienza desde un nivel apto para cualquiera que haya hecho alguna vez una operación de compraventa de cualquier cosa en su vida y termina explicando las estrategias que los usos combinados de los derivados permiten a los profesionales. En cualquier caso, esta obra ayuda a desmitificar la aparente complejidad de los mercados financieros y el oscurantismo de los mismos.

Hay humor en los casos prácticos. Sigan la historia de Don José Más, conocido por Pepemás o Pp+, solterón empedernido que se adentra en el universo del derivado financiero cuando planifica su boda para dentro de un año y se plantea la adquisición de una vivienda en la que fundar su hogar tras la misma. Al final termina siendo un experto en el uso de los derivados que se procura un buen hogar y unos beneficios con los que sufragar su luna de miel.
El texto está a la venta ya. Dado que este es un medio de comunicación electrónico que mejor que acudir a latienda electrónica del editor y adquirir unas docenas de ejemplares con los que ejercer la elegancia social del regalo.

En fin que espero que disfruten con mi intento de divulgar el conocimiento de lo que es un derivado financiero tanto como lo he hecho yo escribiendo el texto, que ha sido mucho.y durante mucho tiempo, aunque el libro se lee en apenas tres horas.

Rubén Manso Olivar

Título: Los malvados derivados financieros
Autor: Rubén Manso Olivar
Editorial: Every View. Madrid 2011
Páginas. 146