Los inventarios estadounidenses de crudo y de destilados cayeron la semana pasada, frente al aumento de los de gasolina, según la Administración de Información de Energía (EIA por sus siglas en inglés). Las existencias de crudo disminuyeron 3,7 millones de barriles, a 332,4 millones de barriles. Los expertos preveían una reducción de 1,8 millones de barriles. Los inventarios de gasolina crecieron 900.000 barriles, a 217,2 millones de barriles, mientras que las existencias de los destilados bajaron 2,9 millones de barriles, a 164,4 millones de barriles.