La recogida de beneficios se impone con claridad a media sesión. Las cesiones de Santander, BBVA y Repsol –pese al nuevo hallazgo de gas en Brasil- llevan al Ibex 35 a cuestionar los 9.300 puntos, al ceder un 1,23 por ciento. El selectivo cotiza, en concreto, en los 9.272 puntos mientras el euro alcanza los 1,3601 dólares y el barril de de crudo Brent baja hasta los 56,97 dólares.
Tras varias sesiones consecutivas de alzas y tras sorprender a propios y extraños con la amplitud de su último rebote, el Ibex 35 repliega velas y cede terreno a media sesión. Lo hace arrastrado por el mal tono de los principales valores y pese al buen tono que disfrutan valores medianos como la constructora OHL. La compañía presidida por Juan Miguel Villar Mir se anota más de un 4,5 por ciento en un día positivo también para Iberdrola Renovables (+2,45 por ciento) y para Indra, que gana más de un punto porcentual.

A la baja todos los pesos pesados

Los números rojos que experimenta el Ibex 35 a media sesión tienen todo que ver con las caídas de los principales valores del indicador selectivo. Así, el BBVA cede un 2,58 por ciento mientras que el Santander recorta un 2,18 por ciento. La entidad presidida por Emilio Botín estaría preparando la emisión de cédulas hipotecarias en euros a cinco años. La referencia del bono "covered" será en torno a mid swaps +125 puntos básicos, según uno de los bancos acreedores. Los bonos "covered" están respaldados por un conjunto de activos, como préstamos hipotecarios en los balances de un banco y son considerados más seguros que otras emisiones. Sin embargo, son las acciones de otro banco, del Popular, las que más caen a media sesión: un 3,1 por ciento, lo mismo que baja el ArcelorMittal para liderar ambos los números rojos dentro del Ibex 35.


Gráfico del Ibex 35

La operadora Telefónica baja un 0,46 por ciento, Iberdrola cae un 2,04 por ciento y Repsol se deja un 2,27 por ciento pese a anunciar el tercer hallazgo en lo que llevamos de 2009 de un pozo en la costa brasileña. Más de un 3 por ciento ceden Abengoa y FCC, esta última después de anunciar que ha suscrito un crédito sindicado de 400 millones de euros, ampliable a 600 millones de euros, para incrementar su disponibilidad de financiación y atender sus "necesidades generales corporativas".

En el mercado continuo, lo más destacado pasa por el repunte superior al 11 por ciento que experimenta Fluidra, mientras que Parquesol rebota un 7,8 por ciento y tanto Sniace como Española del Zinc se revalorizan en torno al 6,5 por ciento. En el lado opuesto se sitúa Tubacex con caídas cercanas al 7 por ciento en un día en el que ha dado a conocer sus resultados del primer semestre. Cuentas que arrojan una caída del beneficio del 77 por ciento, tras reducirse sus ventas como consecuencia de una menor actividad global por la crisis económica mundial. Casi un 7 por ciento retrocede también Sol Meliá.

Europa se rinde a las caídas

Los números rojos también se amplían a media sesión en el resto de plazas bursátiles del viejo continente. El Dax Xetra germano retrocede un 1,02 por ciento a media sesión, el Cac 40 de París baja un 1,42 por ciento, un 0,89 por ciento cae el FT100 de Londres y el Eurostoxx 50 se deja un 1,03 por ciento. La peor compañía dentro del selectivo europeo es la aseguradora holandesa Aegon, al caer un 5,8 pro ciento. Le sigue el recorte del 4,8 por ciento de Renault o el 4,4 por ciento que se deja Fortis. Tanto Saint Gobain como ArcelorMittal, Vinci o Credit Agricole ceden más de tres puntos porcentuales. En Londres, las mineras son las compañías más castigadas, con Lonmin a la cabeza al ceder más de un 10 por ciento. En el lado de las alzas, tres compañías suben más de 4 puntos porcentuales: se trata de G4S, de AstraZeneca y de Céntrica. Esta última sube tras acordar la creación de una sociedad mixta con Electricité de France, EDF, para construir cuatro centrales nucleares con tecnología EPR en el Reino Unido. El HSBC retrocede más de un 3 por ciento pese a asegurar que está bien situada para afrontar el escenario. El beneficio bruto subyacente del banco en los tres primeros meses del año fue muy superior al de los últimos tres meses de 2008, aunque la entidad dijo que entre enero y marzo hubo importantes ganancias por el descenso del valor de su deuda