El fabricante español de tubos Tubacex ha anunciado que su beneficio neto en el primer trimestre cayó un 77% tras reducirse sus ventas como consecuencia de una menor actividad global por la crisis económica mundial. Tubacex señaló que su beneficio neto fue de 3,2 millones de euros, frente a 13,9 millones de euros un año antes. El beneficio bruto de explotación, o Ebitda, cayó un 59% a 11,3 millones de euros, mientras que las ventas se redujeron un 15% a 151 millones de euros.
La compañía indicó que la crisis ha retrasado los nuevos proyectos previstos en el sector del petróleo, el gas y la energía. Añadió que prevé una recuperación progresiva de la actividad a final de año. Tubacex dijo que mantiene todas las inversiones previstas en su plan estratégico.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) se situó en 11,3 millones de euros, lo que supone un descenso del 59%, mientras que las ventas alcanzaron los 151 millones de euros, un 15,2% menos.

Pese a las dificultades del entorno, la compañía ha sido capaz de realizar una generación de caja y por tanto de reducir su deuda neta en 24,3 millones de euros en este periodo, fortaleciendo "aún más" su posición financiera respecto al ejercicio anterior.

La compañía destacó que el primer semestre del año está acusando una importante contracción de los niveles de actividad y de inversión en todos los sectores industriales a escala global

Previsiones


No obstante, prevé una recuperación progresiva de la actividad en la parte final del año, principalmente en Estados Unidos, motivada por las medidas que se están adoptando en ese país y por los primeros indicadores de recuperación en la confianza empresarial con efectos directos en los mercados de materias primas y en la inversión en los sectores de energía y petróleo.

La compañía está realizando todas las inversiones previstas en su plan estratégico y aseguró que mantiene una "absoluta" confianza en su posición internacional y en que la recuperación de la demanda final en los productos de alto valor añadido destinados a los sectores energético y petroquímico se producirá mucho antes que en otros sectores de la actividad industrial.