Los resultados de las elecciones en Italia provocaron ayer una gran ola de ventas en los mercados mundiales, pero los comentarios de presidente de la Fed, Ben Bernanke, y un par de sólidos informes económicos del martes contribuyeron a calmar esas preocupaciones en EEUU, donde Wall Street acabó en positivo.

De cara al miércoles, los inversores esperan los datos sobre pedidos de bienes duraderos, así como el regreso de Bernanke al Senado, donde seguirá dando su testimonio ante el Comité de Servicios Financieros. Ayer el presidente de la Fed reiteró su intención de mantener las políticas expansivas mientras el paro supere el 6,5%, a pesar de que cada vez más halcones alzan su voz a favor de retirarlas antes.

Además, el abismo fiscal está a la vuelta de la esquina, aunque los inversores parecen obviarlo. Soledad Pellón, estratega de mercados de IG, cree que "si republicanos y demócratas no llegan a un acuerdo, los índices caerán pero, de conseguirse un acuerdo antes del viernes, sin duda, el S&P 500 romperá los 1.500 puntos y el Dow Jones los 14.000".

En el plano empresarial, la minorista TJX presentará resultados trimestrales a primera hoyra, mientras que Sturm Ruger , Groupon y JC Penney lo harán con el mercado cerrado.

Las acciones de Priceline suben más de un 4% en las operaciones electrónicas después de que sus resultados superaran las expectativas.

En cambio, los títulos de First Solar caen bruscamente en las operaciones electrónicas después de que la firma de energía renovable no alcanzara las previsiones de ventas.