El parqué neoyorquino no levanta cabeza y sigue encerrado en el movimiento correctivo iniciado el viernes. Todo en medio de un dólar que recupera terreno y el crudo Texas recortando posiciones, mientras Strauss-Khan aguanta el chaparrón en los calabozos. A los inversores les está costando rascarse el bolsillo y salir a comprar el mismo día en que Nasdaq ha anunciado que se retira de la carrera por hacerse con el control del New York Stock Exchange (NYSE).

Panorama internacional algo revuelto en este inicio de semana para las bolsas. Está aún por ver la repercusión que podría llegar a tener sobre Wall Street la detención del máximo responsable de la economía, Dominique Strauss-Khan, presidente -hasta la fecha- del Fondo Monetario Internacional.

De momento, los futuros mantienen los recortes con los que cerraba Wall Street el pasado viernes. Los descensos son generalizados sobre el parqué donde los futuros del Dow Jones ceden un 0,46%, los del S&P 500 recortan otro 0,47% y el tecnológico Nasdaq se deja un 0,21%. Especialmente perjudicadas han salido las empresas vinculadas con las materias primas. Es el caso de Alcoa o Exxon que lideran las caídas por encima del 1% abajo.

En cuanto a los datos a tener en cuenta, hoy se publica la encuesta manufacturera del Empire State de mayo y el índice del mercado inmobiliario, de la mano de la Asociación Nacional de Constructores de Viviendas.

En terreno empresarial, hoy se ha sabido que Nasdaq, junto con IntercontinentalExchange (ICE), han retirado la oferta de adquisición para hacerse con el control del New York Stock Exchange (NYSE). Su decisión se debe a los obstáculos regulatorios que se encontrarían para llevar a cabo su integración. La retirada de Nasdaq y de ICE en la puja desinfla más de un 8% las acciones de NYSE Euronext, que queda ahora a expensas de la propuesta de fusión de la alemana Deutsche Boerse.

Y en cuanto a la tanda de resultados empresariales, hoy darán a conocer sus cuentas Lowe's y JC Penney, entre otras.

Con todas las cifras sobre la mesa, este cóctel viene aderezado con las dudas sobre la deuda periférica europea, un dólar que ahora se ve fuerte y recupera enteros al euro y el barril tipo West Texas se está dejando ahora un 2% y recorta hasta los 98 dólares. Especialmente significativos son las caídas que registra la plata que cede un 2,5%, hasta los 34 dólares la onza.