El BBVA quiere convertirse en la “mejor opción de inversión” del mercado europeo. La compañía ha dejado claros sus objetivos en la celebración del día del inversor: crecimiento cercano al 15% y generar el mayor retorno posible a los accionistas. Pero del dicho al hecho…Aunque los expertos confían en el despegue bursátil de la entidad- siempre vía operación corporativa- el comportamiento que está teniendo no es tan optimista como el de su homóloga cántabra. La prudencia y la cautela deben ser los elementos que rijan la inversión en el banco que preside Francisco González porque los efectos de la crisis subprime aún están por llegar.
La entidad que preside Francisco González tiene la convicción de que su estrategia le permitirá crecer más que sus competidores en el nuevo y más complicado escenario en el que se moverá la banca en los próximos años. Un crecimiento estimado del 15% anual en sus principales áreas de negocio hasta 2010 y una reafirmación de todos sus objetivos de crecimiento, rentabilidad y política de dividendos. Algo que para Antonio Aspas, analista de Anta Valencia puede ser un motivo de subida en el valor pues la entidad se presenta como un “valor defensivo por su alto dividendo – superior al 4%- y por su PER de diez veces”. Objetivos de la entidad período 2008-2010