Los empresarios que acudieron a la tradicional recepción de Sant Jordi de Barcelona mostraban hoy un halo de optimismo respecto a la evolución de la situación económica, y mientras hace un año recelaban de la existencia de 'brotes verdes', hoy apuntaban a una recuperación incipiente, aunque sin abandonar la cautela.