La crisis no ha impedido que las compañías que cotizan en la bolsa española continúen destinando parte de los beneficios a retribuir a sus accionistas y en 2009 elevaron un 15% este importe, con un total de 32.298,14 millones de euros, según datos de Bolsas y Mercados Españoles (BME), recogidos por Europa Press. Esta cifra es la más elevada de los últimos ocho años, ya que en 2001 --año a partir del cual se ofrecen estos datos-- esta cifra se situaba en 8.475 millones de euros, con lo que la retribución se ha multiplicado por cuatro desde entonces.