Los inversores no encuentran consuelo en la bolsa tras los malos datos de empleo en EE.UU. El mercado laboral es el lastre de la economía norteamericana y hoy se ha vuelto a demostrar con los datos de nóminas no agrícolas y la destrucción de empleo por encima de lo esperado. Así pues, el Dow Jones se deja un 0,73% hasta los 10,597 puntos, en Nasdaq un 0,83% y el S&P 500 un 0,72%. El euro vuelve a ganar fuerza frente al billete verde y cotiza en los 1,32 dólares. En el mercado de materias primas el barril de petróleo se compra a 80,67 dólares.
¡Qué viene el lobo, qué viene el lobo! Avisaba la Reserva Federal desde hacía tiempo pero, hasta que el lobo, es decir, el mercado laboral, no ha mordido, nadie se esperaba que el mal fuera tanto. El paro es la traba del crecimiento de la economía estadounidense y, si bien la Fed en varios comunicados puso de manifiesto su desengaño sobre este mercado, lo cierto es que los datos de nóminas no agrícolas han nublado las expectativas. En el mes de julio se destruyeron más puestos de lo esperado, hasta 131.000. El pasado mes sólo se crearon 71.000 empleos en el sector privado, mientras que 143.000 empleados temporales del censo del 2010 perdieron sus puestos.

¿Salida en forma de W de la recesión? Los miedos acechan, aunque los expertos apuntan a que no, será costoso y lento el crecimiento, pero crecerá EE.UU.

Todo esto ha pillado a los inversores dentro de la bolsa y hoy huyen despavoridos haciendo descender los principales índices más de medio punto desde los primeros compases de negociación. En cambio, el mercado de renta fija abre sus puertas para los inversores que buscan refugio ante el riesgo. Los Títulos del Tesoro suben, haciendo que el rendimiento de las notas a dos años caiga a un nuevo mínimo récord del 0,502%.

También en el mercado de divisas ha tenido su repercusión esta noticia y el euro ha vuelto a ganar fortaleza frente al billete verde. La moneda única se posiciona nuevamente en el entorno de los 1,32 dólares.

En el apartado empresarial…
AIG registró una pérdida de 2.660 millones de dólares en el segundo trimestre debido a la rebaja contable de 3.300 millones vinculada a las operaciones de venta de MetLife. Pero, pese al color rojo de sus cuentas, AIG sube un 4,71% justificado porque, según su presidente, Robert Benmosche, "los resultados operativos continuos de seguro permanecen sólidos, mientras que la compañía sigue ejecutando sus planes de reestructuración y se prepara para separarse del gobierno de Estados Unidos".

Mejores fueron los resultados de Kraft que ganó un 13% más en el segundo trimestre y, es que, al parecer, la adquisición de Cadbury fue todo un acierto. La chocolatera británica le ha granjeado importantes beneficios a Kraft, tanto que ya eleva sus perspectivas de ganancias anuales. Las acciones de Kraft suben un 2,09%.

Fannie Mae consiguió reducir pérdidas entre los meses de abril a junio lo que le evita pedir más apoyo económico al Gobierno de Obama.