Los poseedores de bonos de BAA, gestora aeroportuaria del grupo constructor Ferrovial, tienen desde hoy y hasta el próximo 1 de agosto para decidir si aceptan la propuesta de cambiar sus bonos actuales por nuevos títulos de deuda respaldados por los activos regulados de la compañía. Según el comunicado remitido por Ferrovial, la propuesta de migración de bonos ha sido aceptada por un comité especial de la Asociación Británica de Aseguradoras (ABI, en inglés) y sus seis miembros, que controlan el 38% de los bonos. Para que la propuesta de BAA salga adelante, al menos el 75% de los bonistas deberán aceptarla, ya que la normativa inglesa obligaría al otro 25% a seguir la decisión de la mayoría. En caso de recibir el visto bueno, la nueva emisión de bonos se realizará el próximo 14 de agosto.
Para incentivar la migración, BAA premiará a aquellos bonistas que antes del 29 de julio acepten la propuesta con un incremento del 0,25% del valor nominal del cupón. La propuesta de BAA consiste en el intercambio de los bonos actuales por nuevos bonos, cuyo interés aumenta entre un 0,1 y un 0,7% mientras que su vencimiento se mantiene (desde 2012 a 2031 dependiendo de cada línea de bonos). Esta nueva estructura de los bonos, que estará acotada y respaldada por los activos regulados de BAA (los tres aeropuertos de Londres y el tren Heathrow Express), tendrá una calificación crediticia A- emitida por las sociedades calificadoras de riesgo Fitch y Standard & Poor's. Este proceso, que previsiblemente finalizará durante el tercer trimestre de este año, forma parte de la financiación habitual de la actividad de BAA, que tiene nueve líneas diferentes de bonos de deuda, que ascienden a 4.800 millones de libras (unos 6.000 millones de euros). En paralelo a este proceso, Ferrovial anunció a comienzos de junio que había obtenido un préstamo de 9.660 millones de euros para refinanciar su deuda asociada a la compra de BAA, que adquirió en 2006 por 10.100 millones de libras (12.711 millones de euros).