Los bancos acreedores de Ono tienen hasta mediados de febrero para decidir si aplazan el vencimiento del grueso de la deuda del operador de cable, que asciende a 3.600 millones de euros, hasta junio de 2013, según informaron hoy a Europa Press en fuentes conocedoras de la operación. La compañía presentó hoy a las 79 entidades financieras acreedoras de su deuda su plan de refinanciación. La operación se estructura a través de una 'línea de refinanciación diferida' que se incorporará como nuevos tramos al préstamo sindicado existente, y se empleará para hacer frente a los vencimientos de la deuda sindicada anteriores a junio de 2013, permitiendo así aplazar el pago de la financiación existente.