Las entidades financieras españolas acumulan cerca de 1.820 millones de euros en bonos griegos en sus balances, muy por debajo de los 107.721 millones de euros invertidos por los bancos franceses y los 64.354 millones de euros de los bancos alemanes, según los datos elaborados por el 'Bank of International Settlement' (BIS), correspondientes al cierre de 2009.
  Las cifras de exposición a la deuda en relación con el PIB sitúan a Portugal como el país europeo más expuesto la crisis Griega, ya que sus entidades financieras acumulan 13.936 millones de euros de bonos griegos en cartera, lo que supone el 5% de su PIB.

   Por detrás, se sitúa Francia, con el 3% de su PIB comprometido y Alemania, con el 1,5%, según las cifras del mercado. En este sentido, la exposición de los bancos y aseguradoras españolas a los bonos griegos es prácticamente nula.

   En total, las entidades financieras europeas acumulan cerca 269.695 millones de euros en bonos griegos en sus balances, lo que supone casi el 80% de todo el dinero invertido por los bancos mundiales en Grecia, según las cifras del BIS.

   Por detrás de Francia y Alemania se sitúan el Reino Unido, con 21.577 millones de euros, Holanda, con 17.005 millones de euros, e Irlanda con 12.103 millones de euros.

   Por otro lado, el sector financiero estadounidense es, con 23.805 millones de euros depositados en bonos griegos, el tercer país del mundo con más dinero invertido en deuda helena.

   La responsable de estrategia de Inversis, Marian Fernández, explicó a Europa Press que la exposición de los países europeos a la deuda griega es "razonable, salvo en el caso de Portugal". Fernández señaló que el peligro de la crisis griega se sitúa en el "efecto contagio a países periféricos", ya que "la evolución de la deuda de un país marca la evolución de la deuda de las entidades financieras que han invertido en ella".

RIESGO DE IMPAGO DE HASTA EL 50%.

     La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's rebajó ayer la nota a largo plazo de la deuda de Grecia a 'BB+' desde 'BBB+', lo que colocó la deuda helena en grado especulativo o 'bono basura', y con un riesgo de impago de entre el 30% y el 50%.

   Tras recortar también ayer el rating de Portugal en dos peldaños, Standard & Poor's rebajó hoy la nota de la deuda española a largo plazo hasta 'AA' desde 'AA+' con perspectiva 'negativa, lo que deja abierta la posibilidad de nuevos recortes de 'rating' a medio plazo.