Los principales bancos centrales del mundo y responsables de supervisión financiera han acordado durante su reunión del fin de semana medidas para reducir la probabilidad y severidad de tensiones financieras y económicas.