Los economistas esperan que la tasa de inflación a nivel mayorista en Estados Unidos haya aumentado en junio un 1,5%, luego de ascender un 1,4% el mes previo. Según los economistas encuestados por Dow Jones, los precios de la energía y los alimentos han sido los mayores impulsores de la inflación. La proyección promedio es que el índice básico -que excluye los alimentos y la energía- haya ascendido un 0,3% en junio tras subir un 0,2% en mayo.