Los inversores de Altadis podrían comenzar a ver algo de luz al final del tunel que ha construido Imperial Tobacco sobre la hispano-francesa. La posible oferta a más de 50 euros por acción, que cuenta con el respaldo financiero de Santander y Citigroup para su financiación, podría materializarse a lo largo del día. Sin embargo, la compañía está entre los números rojos de la negociación del selectivo.
Este movimiento supone un paso más para Imperial en la adquisición de Altadis. El presidente de la británica, que lanzará una OPA por el 100% de la española valorándola en más de 12.900 millones de euros, podría hacer efectiva en las próximas horas una oferta en firme y vinculante ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Dirigida por Gareth Davis, Imperial Tobacco hizo una primera propuesta, aunque sin lanzar una opa oficial, a 45 euros por acción que fue rechazado por el Consejo de Administración de Altadis. Fue entonces cuando subió la oferta hasta 47 euros pero volvió a encontrarse con un “no” por respuesta. Aunque la empresa no ha tenido acceso a los libros, considera que la información que le ha facilitado es “suficiente” para poder presentar una oferta a “un precio ajustado al valor en bolsa”. Y parece que los accionistas están de acuerdo con la posible oferta, pues la cotización del valor en el selectivo es la más penalizada con un retroceso del 0,40% hasta los 50,35 euros por acción. Sin embargo, esta operación no pone fin a los rumores que se están cocinando en el mercado. El lanzamiento de la oferta de Imperial no descarta una contraopa rival liderada por la firma de capital riesgo CVC, después de romper la alianza con su homólogo galo PAI Partners. Los expertos no se aventuran a dar precios porque en este tipo de operaciones “no siempre se va a pagar lo que uno quiere”, señala Jesús de Blas, analista de Crédit Agricole-Mercagentes para quien “puede haber muchas pujas pero habrá que ver a qué precios”. Una de las condiciones que ha confirmado la compañía “oferente” es la de mantener las mismas características que presentó en su primera oferta el pasado 15 de marzo. Entre ellas: el apoyo del consejo de administración, la aceptación por parte del 80% del capital de Altadis, la eliminación y aprobación de los blindajes estatutarios por parte de la junta de accionistas de Imperial. Y precisamente los accionistas serán los que tengan que decidir si lanzarse a por la oferta o no. Jesús de Blas lo tiene claro y recomienda mantener las acciones para quien las tenga “por si hay algo más adicional para ganar”. El consenso del mercado maneja las mismas perspectivas ante la posibilidad de que se desate una guerra de OPAs. Los 52 euros es la cifra que se baraja en el mercado, pero ¿quien pondrá el dinero?. Lo que está claro es que con esta operación no se terminan las posibilidades de consolidación del sector en el mercado europeo que comenzó a finales de 2006 bajo el lema: mejor comer que ser comido.