El Gobierno británico auguró que la cumbre que los líderes del G-20 celebran hoy en Londres "responderá a las niveles de expectativa y ambición de la gente", al tiempo que servirá para enviar un mensaje claro de unidad que permita recuperar la confianza de la economía. Así lo manifestó el ministro de Empresa, Peter Mandelson, en declaraciones a la BBC, en las que expresó su confianza en que el comunicado final de la cumbre tendrá contenido, porque "no tiene sentido volver aquí y repetir las declaraciones que ya conocemos". "Hay que emprender acciones", subrayó Mandelson, que añadió que esta cumbre "tiene que significar algo" para los trabajadores y las familias de todo el mundo, por lo que pidió no fijarse tanto en las diferencias expresadas en las últimas horas entre los países participantes y esperar a conocer el contenido del comunicado final.