El banco británico Lloyds TSB ha informado de que la crisis crediticia le supuso un coste de unos 200 millones de libras (unos 286 millones de euros), pero precisa que está camino de obtener buenos resultados para este año. El quinto banco británico señala que no está tan expuesto a las inversiones basadas en hipotecas de alto riesgo en comparación con rivales como el Barclays y el Royal Bank of Scotland. La entidad agrega que ha visto una "mejora considerable de sus depósitos" y ha aumentado las cuentas corrientes. También obtuvo fondos adicionales con la venta de negocios como la aseguradora Abbey Life a Deutsche Bank el pasado julio.
El director ejecutivo del Lloyds, Eric Daniels, ha admitido que ningún banco ha quedado inmune a las recientes turbulencias. El banco británico Northern Rock ha resultado el más afectado por la crisis de las hipotecas de alto riesgo y se vio obligado a solicitar ayuda al Banco de Inglaterra.