Klaus Liebscher, miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo, aseguró que las últimas cifras de inflación en la eurozona son una fuente de preocupación y que están apareciendo síntomas de que la inflación está generando efectos de segunda ronda sobre los salarios. Por ello, instó "a todas las partes implicadas a mostrar moderación en las negociaciones salariales. Es más, el miembro del consejo directivo del BCE afirmó que los riesgos a que se dé una desaceleración del crecimiento en la eurozona son predominantes, aunque "la eurozona está mejor posicionada que Estados Unidos para contrarrestar los riesgos para el crecimiento".